En la transformación de este piso de 150 m2 fue clave el estudio previo de distribución .El piso era un laberinto de pasillos y estancias inconexas entre si.

La cocina  cambio su lugar inicial y junto con el salón son el eje central de la vivienda .

Las dos fachadas principales dan al exterior; lo cual permitió invadir de luz todas las estancias y poder elegir un pavimento laminado de madera en tonos nogal en contraste con las paredes y la carpintería en blanco.

En los baños se opto por enlucir los azulejos  y  el pavimento  existente  con microcemento ; un revestimiento continuo pulido , que se aplica sin juntas y  proporciona un aspecto muy natural y atemporal , a diferencia de los azulejos.

La combinación de la madera en su versión mas atemporal , por la elección de color ; tanto en pavimento como en mobiliario ,  junto con el blanco y los tonos grises y tierras del microcemento , que nos recuerdan el hormigón pulido .Crean una atmósfera amable , confortable ,capaz de cambiar tu estado de ánimo, después de un día de trabajo.