Un Bar de pueblo oscuro y sin personalidad se transformo en un espacio moderno , vital fresco y lleno de luz .
Proyecto localizado en un enclave singular como es la plaza de toros de Yecla.

La LUZ NATURAL impregna el espacio, a través de la apertura de dos ventanales de medio punto hasta el suelo , a modo de escaparate .
El uso de madera natural de pino y una paleta monocromática , realzan la belleza de la nobleza de la madera.

El rojo , como color característico en este tipo de locales .Desapareció; dando paso a la atmósfera calmada que produce el color natural de la madera, el pavimento color arena, techos blancos y la piedra en tonos ocres que realzan la pared exterior de arcos de medio punto .

En el techo se proyectaron vigas de madera suspendidas colgadas por medio de cuerdas y dichas vigas sirven de soporte para repartir la iluminación , a base de bombillas suspendidas por medio de cordones de color rojo .Esta es la aportación del rojo como icono de color en el mundo del toro.

La cabeza de TORO como icono esta representada a través de esculturas de madera de pino , que sustituyen a las clásicas cabezas de toro (taxidermia) localizadas por todo el local , creando volumen y dando una personalidad muy especial al espacio.